¿Aprecian los ciudadanos el gasto social?

Hoy os dejamos un artículo de Fran, un compañero que tiene mucho que decir:Me pregunto si los ciudadanos más humildes de este país aprecian y reconocen el esfuerzo de los gobiernos socialistas por incrementar el gasto social. Si al fin y al cabo, ven en este discurso como un acto de justicia social y redistributiva o como una milonga que no les interesa y que les suena a chino, a propaganda barata, a eslogan tontorrón. Si me tengo que basar en mis conversaciones, anécdotas y apreciaciones, la respuesta es evidente: a la gente, incluso a la más humilde, el gasto social como concepto ni le va ni le viene, es como hablarles en chino. Tenemos, y esto es evidente, una sociedad que no aprecia, y a veces desprecia, el Estado del Bienestar como concepto y realidad. Hemos interiorizado tanto nuestros derechos que hemos olvidado que los mismos se sustentan en unas decisiones políticas concretas que se financian y materializan en presupuestos vía recaudación fiscal.

En resumen, exigimos nuestros derechos pero cada vez son más los ciudadanos que se resisten a financiarlos. Ese ha sido el éxito de la derecha, se ha apropiado de los logros sociales de la izquierda cuando hasta hace bien poco, los combatían.

Esta es la verdadera batalla de la izquierda y la explicación de su derrumbe en toda europa. No hemos sabido poner en valor las ventajas del Estado del Bienestar. No hemos dibujado a los ciudadanos cómo sería nuestra sociedad sin un sector público potente, el mismo que te recoge la basura para que tu barrio no sea un estércolero o el que permite que tus hijos tengan una educación o una sanidad gratuitas por derecho. Los valores del neoliberalismo, el crecimiento por encima de todo, la aspiración a una riqueza que te permita pagar servicios privados, el “nuevo-riquismo”, han ganado definitivamente la batalla ante la pasividad de una izquierda que no ha sabido contrarrestar con efectividad los mensajes conservadores. Y todo nace por no poner en valor lo que tenemos, un Estado del Bienestar que es admirado en todo el mundo. ¿Ha dado la talla la izquierda española y europea en este sentido? A la vista de los resultados electorales, parece que no hay discusión. A la vista de la multitud de obreros y trabajadores de origen humilde que besan las tésis del liberalismo económico más neocon, la conclusión es muy preocupante.

Tenemos una sociedad “neoconizada”. Uno llega a preguntarse si sirve de algo la buena voluntad del gobierno socialista por aumentar los derechos sociales y las coberturas correspondientes. Si las personas que reciben 2500 euros por el nacimiento de un hijo realmente valoran la medida o la ven como un cheque-voto. Yo he visto a gente despreciar el dinero de una beca o mofarse de las ayudas al alquiler. Desde luego utilizan dichas ayudas, pero no las valoran. ¿Cómo vencer dicha evolución social y cómo volver a poner en valor los beneficios del Estado del Bienestar? Esa es la pregunta clave. He repetido hasta la saciedad la que considero que es la fórmula magistral: hablar del Estado del Bienestar en término de beneficios/ahorros directos en el ciudadano. Es la única forma de volver a enganchar a nuestros potenciales votantes, aquellos que partiendo de una simpatía ideológica fueron arrastrados por las promesas de dinero fácil y para todos.

Tenemos que darle la vuelta a nuestro discurso y bajar al nivel de entendimiento de los ciudadanos: los euros. Sí, tenemos que hablar y hacer pedagogía sobre los servicios públicos o las ayudas sociales desde la vertiente puramente económica y doméstica.

“¿Qué gano, qué pierdo, qué me ahorro?”. Es la respuesta a la pregunta universal “¿qué hay de lo mío?”. Esta es la terminología que sistemáticamente ha despreciado la izquierda, hablar de euros, de money money, de ahorro, de dinerito fresco en el bolsillo. No han entendido las izquierdas que el poder del dinero todo lo puede, seas de clase media, baja o alta, esto es así y no hay distinción. Todos esperamos del gobierno mejoras
en la calidad de vida, y la mayoría, espera que eso se traduzca en un alivio para el bolsillo. Es por esto que la derecha económica y social gana la partida: rebajas de impuestos, aumento de deducciones por compra, etc. La izquierda se dedica a hablar de gasto social, ¿y qué demonios es el gasto social si no tengo empleo y no llego a final de mes? Gasto social termina siendo uno de esos términos manoseados por los políticos, como “reformas estructurales”. La izquierda debe modular el discurso.

Lo he dicho en más de una ocasión y a riesgo de repetirme, insisto. Alguien debería dibujar, con cifras y argumentos válidos, cómo sería nuestra calidad de vida sin esas ayudas sociales y derechos laborales. Quizá así los ciudadanos empiecen a poner en valor lo que significa el Estado del Bienestar. Porque solo lo harán cuando se les diga claramente lo que ganan y ahorran con su mantenimiento y fortalecimiento. Podríamos dirigirnos a los ciudadanos y decirles que sin una sanidad como la española tendrían que pagar un seguro privado que puede rondar los 700 euros al año por persona. O que un año de escolarización de sus hijos, puede ahorrarles 300 euros al mes, que es lo que cuesta una enseñanza privada. Que sin impuestos, cuando quiebre un negocio o alguien se quede en un paro, se quedaría en la más abosluta miseria sin derecho a protección. Y así con todo. En resumen el Estado del Bienestar es el garante de la redistribución de riqueza que discurre desde las rentas más altas hacia las rentas más humildes.

En realidad “los más pudientes” están soportándo la mayor carga impsoitiva para que “los más pobres” no tengan que pagar nada por recibir servicios públicos de calidad que sin el apoyo del Estado no recibirían. Ese es un concepto muy populista y por lo tanto, interesante para utilizar.

Si empezamos a vender mejor nuestro producto, seremos convincentes. Cuando tengamos que luchar por una red de guarderías en nuestras ciudades, tendremos que venderlo como un ahorro mensual por familia de 300 euros: 300 euros que usted se ahorra con guarderías municipales, los 300 que usted paga por hijo para una guardería privada. Porque es posible vender el Estado del Bienestar y es posible ponerlo en valor.

Es posible volver al debate ideológico de que las rebajas de impuestos indiscriminadas adelgazan el Estado del Bienestar que mantiene protegidos a una mayoría de ciudadanos. Es posible volver a convencer si tocamos el bolsillo de los ciudadanos. Si les explicamos cómo serían sus vidas sin becas, ayudas y prestaciones, y cómo puede ser (todavía mejor) si avanzamos por ese camino. Se puede conseguir si jugamos con inteligencia para movilizar a nuestra base social. La izquierda debe renacer para resultar convicente y recuperar la confianza de una mayoría de ciudadanos.

PD: Flaco favor, entonces, hace el vaivén del gobierno Zapatero con los impuestos y la política de comunicación. Así vamos directos a la derrota.

Fran
Share Button

¿El gran enemigo de los conservadores? El Estado del Bienestar

La derecha de esta país y de Onda están dejando claro que su mayor enemigo es el Estado del Bienestar. Este Estado admirado por países como los Estados Unidos, es para los conservadores un lastre en su afán de enriquecerse.
El Estado del Bienestar es el garante de la igualdad. Nos permite desarrollar todas nuestras potencialidades como seres humanos, independientemente de nuestra condición sexual, de nuestro color de piel, de nuestros ingresos económicos…
El Estado del Bienestar es el que democratiza su sanidad, su sistema educativo y su sistema defensivo. Es este Estado el que crea una red de protección que nos permite no sentirnos abandonados en los momentos difíciles, garantizando nuestras pensiones. Este Estado crea infraestructuras para articular mejor sus territorios. Ofrece dignidad a toda su ciudadanía. Es un Estado donde se dan las condiciones para poder ser feliz.
UNIVERSITAT JAUME I:

Este Estado del Bienestar se mantiene gracias al pago de nuestros impuestos. Impuestos que mayoritariamente son progresivos, es decir, que pagan más quienes más tiene. Y esta es la parte que a la derecha no le gusta. Añoran el pasado en el cual eran quienes menos tenían, los siervos, quienes trabajaban sumisos para mantener el bienestar de unos pocos, los caballeros y reyes: estado de vasallaje.
Yo creo en este Estado del Bienestar. La razón es que a pesar de haber nacido en una familia muy humilde, me ha permitido poder estudiar una carrera, dos másteres y un doctorado, me ha permitido poderme curar de una dura enfermedad que me acosó y, me ha regalado salvar la vida de mi madre que sufrió cáncer.Además ahora que mis padres han perdido su trabajo me relaja saber que tienen una prestación para poder comer, y me tranquiliza saber que mis abuelos no están abandonados.
Si debido a las circunstancias críticas, tremendamente duras de esta crisis mundial, es necesario aumentar la presión fiscal temporalmente, yo diré sí porque no deseo sentirme abandonado a mi suerte, no quiero que sólo puedan pagarse unos estudios quienes tengan dinero, no podría soportar ver que una madre muriera de cáncer por el simple hecho de no tener dinero, no dormiría tranquilo sabiendo que muchos ancianos sufren frío y tristeza. Para el Partido Popular toda esta protección es un lastre económico.
FAVELAS:

Yo no creo en el mundo del Sálvese Quién Pueda. ¿Crees tú en él? Ayudanos a mantenerlo, a seguir progresando.
MUCHAS GRACIAS.
PUBLICADO POR DAVID SÁNCHEZ SALAS.

Share Button

Solidaridad frente a beneficencia

Ante una crisis de ámbito mundial como la actual, provocada por el sector financiero y que ha paralizado tanto la economía general como la producción de todos los países, y con una consecuencia tan grave como es la pérdida de puestos de trabajo, es imposible encontrar una solución individual por parte de los distintos gobiernos nacionales. La solución a la crisis sólo puede ser global y con políticas económicas comunes de todos los gobiernos.Sin embargo lo que sí pueden hacer los distintos gobiernos en cada país es aplicar medidas que amortigüen las consecuencias que la crisis está produciendo en la población. Por poner un símil que está de actualidad: no es posible curar la gripe, pero sí que se pueden disminuir sus efectos con medicinas para que éstos sean más suaves hasta que la gripe pase.Por tanto, y volviendo a lo que nos ocupa: no es posible resolver la crisis de un plumazo, pero sí que se pueden disminuir sus efectos. Y es aquí donde se pueden apreciar claramente los dos modelos políticos existentes:
El modelo puramente económico que únicamente busca aprovecharse de la crisis para obtener más beneficios sin importarles la situación de necesidad en que se encuentran los ciudadanos, y particularmente los trabajadores, para hacer que la salida de la crisis sea a su costa. ESTE ES EL MODELO DE LA DERECHA. Es el modelo que suele tener más apoyos mediáticos ya que la mayoría de medios de comunicación sirven a los mismos dueños.
El otro modelo es el modelo social que pretende que la salida de la crisis no sea únicamente a costa de los más débiles, y que por tanto se preocupa de disminuir, hasta que ésta pase, los efectos que la crisis está produciendo en los ciudadanos y especialmente en los trabajadores por medio de medidas sociales.ES EL MODELO DEL PSOE y el de los partidos progresistas y de izquierda en general.
Este modelo suele recibir gran cantidad de críticas de los medios de comunicación por razones obvias ( parte del posible beneficio se va a destinar a las medidas sociales) y también es el más complejo de desarrollar, y por tanto requiere grandes dosis de voluntad política.
Y también aquí en Onda, aparecen los dos modelos políticos antes enumerados. Para el PP , en estos momentos en que saben que la mayoría de los usuarios de las ayudas de emergencia social son familias ondenses, pretenden que se les obligue a guardar cola para que les den una bolsa de alimentos evocando el sistema de la antigua beneficiencia del régimen franquista.
El PP quiere dar un paso más para denigrar el sistema de protección social haciéndolo inviable y hacer que los trabajadores autónomos y asalariados de Onda paguen ellos solos por la crisis que ha originado la derecha económica.
Respecto al programa de ayudas de emergencia social, es la Generalitat la que tiene todas las competencias y obligaciones legales y presupuestarias para la regulación y la concesión de las mismas. Sin embargo el gobierno autonómico del PP hace dejación de funciones y tan sólo ha regulado el importe máximo de renta per cápita (fijado en 4.598€ anuales) necesario para obtener dichas ayudas, dejando todos los demás aspectos sin regular.
Por tanto, es el PP el que, con la norma básica de Servicios Sociales en la mano, permite que se den estas ayudas sin tener en cuenta aspectos como el del tiempo de empadronamiento, y que por tanto resulta esperpéntico que sea precisamente el PP de Onda el que denuncie la supuesta entrega de ayudas sin este control.
Desde el equipo de gobierno, con mayoría socialista, estamos preparando una normativa que reúna todas las medidas que ya se vienen aplicando, regularizando así la concesión de las ayudas de emergencia social para el 2010 con las limitaciones de renta per cápita que establezca la Generalitat y las disponibilidades presupuestarias de que disponga el Ayuntamiento de Onda.
Es necesario que todas las personas, asociaciones y partidos tanto progresistas como de izquierdas así como los representantes sociales de los trabajadores y las ONG’S que trabajan en la acción social reflexionen sobre todo lo expuesto y consideren la necesidad de defender activamente la política social como única defensa de los trabajadores tanto asalariados como autónomos frente a las acciones de la derecha local.
La derecha lo tiene claro: quiere que los trabajadores se queden en la cuneta mientras se sale de la crisis. Desde el PSPV-PSOE también lo enemos claro: no vamos a renunciar a lo que ha sido, es y será nuestra seña de identidad: la defensa de las políticas sociales.

Ejecutiva Local del PSPV-PSOE

Share Button

Programa TV del jueves 24 de septiembre

Este es el programa del PSOE de Onda de esta semana.
Esperamos que sea de su agrado y que nos dejen sus comentarios:

Les agradecemos sus comentarios.

Share Button