Réquiem por el sistema financiero valenciano

Ximo Puig, Secretario General del PSPV-PSOE 

Esta semana se ha desconectado a Bancaja de la máquina de vida asistida. No es una eutanasia, el paciente no ha pedido terminar su calvario de dolor, sino que ha sido este Gobierno del PP el que ha decretado su muerte súbita, no dejándole siquiera completar su transición ordenada para convertirse en fundación. El Gobierno de España que no parece muy inclinado a exigir que las responsabilidades por la gestión de las cajas alcancen mas allá de sus viejos enemigos, los que zancadilleaban a su presidente para ser candidato a La Moncloa.
Lo cierto es que la agonía de la tercera caja más importante de España está a punto de concluir, si no lo ha hecho ya. Y el facultativo que certificará la defunción no pertenece a la administración de salud, sino al Banco de España. Con Bancaja desaparece cualquier vestigio del sistema financiero valenciano, con la honrosa excepción de Caixa Ontinyent. Hemos visto liquidar a la CAM, también ese parece el destino de la Sociedad de Garantías Reciprocas, vemos que el Banco de Valencia ya es de La Caixa y con nocturnidad y alevosía se ha procedido a enterrar al buque insignia del sistema: Bancaja. No me resisto a imaginar qué hubieran dicho en el ecosistema conservador valenciano si todo esto, invasión catalana incluida, hubiera pasado gobernando el partido socialista.
Sólo quedan los residuos del festín y Caixa Ontinyent. Alguien de ella y de otras en otros lares, podrá explicar cómo se hace para no desaparecer, para no finiquitar el patrimonio acumulado por generaciones. Alguien, más pronto que tarde, deberá dar cuenta.
La Generalitat se ha parapetado en el Instituto Valenciano de Finanzas, un instrumento hoy minimizado del que nadie espera nada desde que su mayor gloria se produjera con motivo de comprobar que su máximo dirigente cargaba más que dudosos gastos de representación a la tarjeta de todos.

Todo se ha ido a pique. Al PP, que tanto gusta hablar de herencias recibidas, hay que preguntarle qué hizo con la herencia que los socialistas le dejaron en 1995 „la tercera y la cuarta caja de España, saneadas y competitivas„ para llegar a esto. ¿Ha habido una voluntad sistemática de saqueo? Aparentemente sí, pero me temo que ha sido más una cuestión de estulticia que de malicia. Para ser maligno hay que ser muy inteligente, y a la vista está que no lo han sido. Listos, espabilados, sí. Pero inteligentes, poco. Basta ver el calvario de Ángel Acebes, de ministro del Interior a imputado, o de su colega Rato, de ministro de Economía y director gerente del FMI a imputado, para darse cuenta de que, si lo hubieran previsto, lo habrían gestionado de otra manera. No sé qué decir del autor intelectual del relato valenciano y del papel del expresidente Olivas. Esto no excusa la responsabilidad. La negligencia culpable no es una eximente. Lo cierto es que se han llevado por delante los ahorros de un montón de valencianos. Se han forrado con dietas, planes de pensiones y otras prebendas. ¿No tenía la responsabilidad de su control también el IVF por atribución estatuaria?
No puedo afirmar que hubo un plan previo de desmantelamiento de las instituciones financieras en los territorios gobernados por el PP, pero el resultado en la práctica ha sido ése. Primero, se modificó la Ley de Cajas y ahí la Comunitat Valenciana sí fue pionera. Se politizaron las cajas y, en demasiados casos, se ocuparon por el PP para mayor gloria de su proyecto económico y su organigrama orgánico. Era todo lo contrario a lo anunciado, era la forma de apear a los ambiciosos de la política, acomodándolos en otra ambición vinculada a la avaricia. El PP se hizo con el poder absoluto y por ello es el responsable absoluto de este desastre.
A partir de ahí, poco importaba lo que iban a cobrar, porque lo que iban a permitir era impagable. Los paniaguados no tuvieron empacho en aprobar lo que el poder les demandaba. Las cajas se llenaron de pusilánimes ambiciosos en su mayoría del PP ignorantes en detalle del sistema financiero, de las finanzas, o las grandes finanzas que no hubieran conocido jugando al Monopoly. Obedientes al poder y bien retribuidos, hoy corren el riesgo, por ambas cosas, de sentarse en el banquillo y deben todas las explicaciones a los millones de herederos de la ruina.

De ser ciertas algunas declaraciones de exdirigentes de la CAM sobre la forma de adopción de acuerdos y aprobación de actas, todo recuerda a un Nuremberg de opereta: todos actuaron por orden de la superioridad, y la superioridad está muerta o desaparecida. Se diseñó el saqueo pero no se previeron sus consecuencias.
En definitiva, se ha arruinado a los valencianos, se ha dejado sin financiación de proximidad a las empresas y comercios valencianos, se  transfirieron los centros de decisión a otras plazas, cuya preocupación por
esta tierra y sus vicisitudes, como comprobamos ahora una vez más, estaba fuera de su agenda. Los valencianos se ven privados de una parte esencial de toda economía moderna, un sistema financiero, entre otras cosas, porque quienes debieron defenderlo, se plegaron de forma ominosa y culposa al príncipe de turno. Los sucesivos Gobiernos del PP, en unos casos por acción, en otros por pasividad y, en casi todos, por estulticia, han arruinado una de las herramientas fundamentales para salir de la crisis, convirtiéndola, en cambio, en un elemento central agravante de la misma. Bajo su gestión, Bancaja dejó de ser un instrumento al servicio de la economía de los valencianos, de sus empresas, de apoyo al sector industrial, tan duramente maltratado por ellos para pasar a ser la financiera de los proyectos del pelotazo y de los grandes eventos.
El precio a pagar, presente y futuro, por todos los valencianos, ha sido extraordinariamente elevado. Pero que nadie lo dude, cuando se produzca la alternancia higiénica necesaria, entre todos, con nuevas alianzas, reconstruiremos un sistema financiero al servicio de las empresas y de la sociedad valenciana. En la agenda del cambio real, es una prioridad.

Ximo Puig
Secretario General del PSPV-PSOE

Artículo publicado por el diario Levante-EMV en su edición de 29 de Noviembre

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa esta operación. Esto nos ayuda a eliminar spam. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.