Ciegsa arrastra deudas de 1.731 millones y recurre a préstamos a pagar hasta 2033

El informe de auditoría advierte de que la empresa que construye colegios sólo podrá seguir con su actividad siempre que la Generalitat aporte fondos
El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, en su escaño de las Cortes

P. ROSTOLL Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat (Ciegsa), la empresa encargada de la construcción de centros educativos en la Comunidad, no sólo está en una situación de total y absoluta bancarrota sino que, además, está “empeñada” con los bancos para varias generaciones. La mercantil, de hecho, arrastra deudas por valor de 1.731 millones -unos 300.000 millones de las antiguas pesetas- y tiene préstamos que empezará a pagar en 6 años y que vencen, nada menos, que en 2033. Es decir, tendrán que pasar otros siete gobiernos por el Palau de la Generalitat para que Ciegsa, en el caso de que a partir de ahora ya no hiciera nada más -cosa que no ocurrirá-, saldara, en su integridad, las deudas que ahora tienen contraídas.
Según los datos que figuran en el informe de la Sindicatura de Cuentas y en la auditoria privada que acompaña a la memoria, al cierre del ejercicio pasado, la empresa pública acumulaba un endeudamiento de 1.731,17 millones de euros, de los que 1.258 eran deuda a largo plazo y 473, a corto. De esa cantidad, alrededor de 1.290 millones corresponden a deudas con entidades bancarias, la inmensa mayoría a abonar de 2014 en adelante. La hipoteca queda, por tanto, para futuros gobiernos, sean del PP o del PSPV. La sociedad tiene concertadas 18 operaciones de crédito, de las que cinco vencen en 2033, otras cuatro un año antes, una en 2030 y otra en 2029. Un auténtico lastre.
¿Y quién debe pagar la factura? El informe lo deja bien claro. Obviamente, la Generalitat en tanto que accionista de la mercantil. La Sindicatura de Cuentas, de hecho, ya advierte que esos 1.731 millones tendrían que haber sido incluidos como un pago aplazado, algo que el Consell no contempla. La auditoría privada es todavía más dura y advierte de que Ciegsa no podrá continuar adelante con su actividad si no hay aportaciones directas de fondos de las arcas autonómicas para paliar esta situación.
Una de las facturas que sigue pagando Ciegsa es la de los barracones que siguen poblando numerosos centros educativos de la provincia. La auditoría del órgano fiscalizador de la Generalitat señala que la mercantil autonómica gastó en aulas prefabricadas para los colegios y centros de secundaria nada menos que 14,6 millones de euros. Una parte importante son instalaciones provisionales mientras se construyen las infraestructuras definitivas. En concreto, Ciegsa registró un desembolso de 5.841.194 euros en barracones para los centros de secundaria, mientras que en educación primaria, infantil y especial el desembolso en montaje y alquiler de aulas provisionales, a 31 de diciembre de 2008, fue de 8.784.087 euros.
El valor de la obra terminada desde la creación de la sociedad suma 1.427 millones. La firma diferencia en la contabilidad entre los centros de secundaria y los de primaria. En el primer caso, como la titularidad es de la Conselleria de Educación, Ciegsa computa una inversión desde su creación de 936,7 millones, de los que el 49% se ha gastado en Valencia (457,7 millones); el 40% en Alicante (374,3); y el 11% en Castellón (104,6). El Consell debe abonar a la firma pública, hasta 2015, la totalidad de este importe, mediante ampliaciones de capital. En cuanto a los centros de infantil, primaria y especial, la firma tiene computada como obra terminada 490,4 millones. Del total, el 43% (212,5 millones) se invirtió en Valencia; el 36% (175 millones), en Alicante; y el 21% (102,9), en Castellón.
LEER NOTÍCIA ÍNTEGRA AQUÍ: diarioinformación

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa esta operación. Esto nos ayuda a eliminar spam. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.