¿A quién quieren engañar?

¿De verdad piensan los concejales populares que van a engañar a alguien con las mentiras continuas que lanzan a través de los medios de comunicación provinciales, normalmente concentradas los fines de semana? ¿Piensan que alguien va a creer que defienden los intereses de Onda? Todo lo contrario. Se les ve el plumero y que sólo piensan en sus intereses partidistas y en salvarles los muebles a sus compañeros del PP en la Generalitat, que para nada cumple sus obligaciones con Onda, según las competencias que tiene asignadas.

Decía el concejal popular Rubén Ibáñez que va a pedir la dimisión del teniente de alcalde de Hacienda, el socialista Joaquín Aguilella, por habérsele ocurrido incluir bonificaciones en el impuesto de actividades económicas (IAE) para que las industrias de Onda puedan crear puestos de trabajo. Muy mal no debe estar la propuesta de bonificaciones cuando ha sido alabada por la patronal cerámica ASCER. Algo que agradecemos desde la mayoría socialista del equipo de gobierno porque nos ayuda a continuar trabajando para paliar los efectos de la crisis económica mundial.

Quizás al concejal Ibáñez lo que le sabe mal es que el Ayuntamiento de Onda sí que haya cumplido los deberes que le solicitaron desde ASCER y sus compañeros del PP en la Diputación Provincial y en la inmensa mayoría de los ayuntamientos donde gobiernan no hayan accedido a las peticiones de los empresarios. Por no hablar de que la Generalitat, que tiene las competencias en políticas de empleo y poco hace por combatir el paro, en el que la Comunitat Valenciana, por desgracia, está a la cabeza de España.

También hace poco o más bien nada la Generalitat por el cumplimiento de la Ley de Dependencia. Pero resulta que la concejala popular Adela Belenguer le quiere echar las culpas al Ayuntamiento de Onda y miente para decir que se ha despedido a las dos personas que tramitaban la documentación en toda la comarca. Esconde que sus contratos finalizaron el 31 de diciembre de 2009 y que la Generalitat no comunicó hasta el 23 de diciembre la renovación de la subvención, que además se tramita a través de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, por ser un servicio comarcal. También esconde que hasta el 19 de enero se deben presentar las solicitudes, ya que la Generalitat sólo empezará a autorizar las contrataciones a partir del 20 de enero. También esconde que el Ayuntamiento debe adelantar el pago de los salarios de esas dos personas que prestan un servicio comarcal, que debería atender la Generalitat, que además adeuda al Ayuntamiento de Onda el 30% de lo que se debía pagar en 2009.

Por todo eso la concejal Belenguer debería rectificar y retractarse de lo que ha dicho o ella sí que debería dimitir por defender los intereses de su partido en la Generalitat y no los intereses de Onda.

Pero, además, salen todos los concejales populares para pedir que se creen plazas de aparcamiento y que Enrique Navarro no hace caso a los vecinos. Se olvidan de que en los casi 23 daños de gobierno socialista en la ciudad se han creado más plazas de aparcamiento que en toda la historia de Onda, la inmensa mayoría gratuitas. También olvidan que cuando gobernaban ellos, cuando gobernaba la derecha, no se creó ninguna.

Lo dicho: ¿A quién quieren engañar?

Ejecutiva Local PSPV-PSOE de Onda

Share Button

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa esta operación. Esto nos ayuda a eliminar spam. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.