Utopía y posibilidades reales en el centro histórico

El centro histórico y el castillo son la principal seña de identidad de Onda. En el PSPV-PSOE lo hemos tenido en cuenta desde el principio y por eso una de nuestras primeras actuaciones al empezar a gobernar el Ayuntamiento en 1987 fue buscar financiación para la restauración del castillo, hasta poco tiempo antes de propiedad particular.
Somos conscientes también que las actuaciones necesarias en el centro histórico tienen un coste económico que excede las posibilidades municipales. Es algo que no tienen claro los concejales populares y siempre están exigiendo que el Ayuntamiento actúe en el centro histórico, como si no se hiciera nada. En realidad, a quien deberían reivindicar es a sus compañeros de partido en la Generalitat, que es la que tiene competencias en patrimonio y museos.
Los socialistas siempre lo hemos tenido claro y por eso solicitamos a la Generalitat, presidida por Joan Lerma, ayudas para recuperar el castillo. Fruto de aquel convenio son las primeras actuaciones en la fortaleza, que permitieron dejarlo en la situación actual, hacerlo visitable y ubicar allí el museo. Desde que el PP accedió a la Generalitat no ha invertido un euro en el edificio más emblemático de los ondenses.
Ha tenido que haber otro gobierno socialista en España para que haya nuevas actuaciones en el castillo y el centro histórico. La primera fase de la recuperación de la Alcazaba fue posible gracias al 1% cultural de los ministerios de Fomento y de Cultura, que tendrá una continuidad dentro de poco, cuando se adjudiquen las obras de la primera fase, también a través del 1% cultural.
Después, el proyecto de regeneración urbana, económica y social del centro histórico de Onda para su integración en el desarrollo global del municipio, gestionado junto al Ministerio de Administraciones Públicas (MAP), ahora Ministerio de Política Territorial, ha permitido que se inviertan 5,2 millones de euros, de los que 3,6 millones de euros correrán a cargo del FEDER. La ladera sur del castillo, el acceso y aparcamiento en el antiguo cine Paraíso y la restauración del edifico de La Safona para local de asociaciones son las actuaciones punteras de este proyecto.
A todas estas actuaciones junto al castillo, se añadirán los cuatro próximos planes provinciales de obras y servicios, que se ejecutarán en la zona tras el acuerdo alcanzado con la Asociación de Amigos del Centro Histórico.
Pero el proyecto también ha permitido intensificar las ayudas para la apertura o reforma de comercios en el centro histórico, la pintura y restauración de fachadas, la renovación de la iluminación y del mobiliario urbano o la elaboración de un estudio sociológico por parte de la Universitat de València.
Aunque ahora al PP, siempre con cortedad de miras, parece que sólo le interesa un supuesto agravio comparativo en la subasta de una vivienda en la calle Tremedal, subasta que por cierto ha quedado desierta por el precio de 3.000 euros. Desde el equipo de gobierno, con mayoría socialista, consideramos que es mejor fomentar la actuación de particulares en las casas del centro histórico. Cualquier intervención pública resultaría muy costosa y no garantizaría que después se ocuparan los edificios restaurados, que es algo que también necesita el centro histórico: rejuvenecer su población.
Coincidimos igualmente con los concejales populares en que hay que elaborar un plan integral para el centro histórico, que está previsto para después de la aprobación de la revisión del PGOU. Pero en ese plan debe implicarse la Generalitat que, repetimos, tiene las competencias en patrimonio. Los gobiernos socialistas, gracias a la insistencia del PSPV-PSOE de Onda, ya se han mojado en el castillo y el centro histórico. Ya es hora de que el PP local arrime el hombro y convenza a sus compañeros de partido en Valencia para que la administración autonómica haga lo propio.

Ejecutiva Local del PSPV-PSOE

Share Button

Rajoy va a la cola del paro para hacerse una foto

Rajoy va a la cola del paro para hacerse una foto

Primero blandió unos tomates en un mitin para valorar la resolución del caso Haidar y sus supuestas consecuencias para los agricultores. Luego se vistió de cocinero en un comedor social para felicitar el año de la crisis a quienes menos motivos tienen para celebrarlo. Ayer, Mariano Rajoy se apuntó a la cola del paro para hacerse una foto y prometer un despido barato desde las páginas del diario El Mundo.

Su gusto por la localización de exteriores para ambientar su mensaje político llevó al presidente del PP a servirse de una oficina del Inem cerrada para hacer gestión ficción y prometer que “cuando gobierne bajará el paro”. Este anuncio encabeza una entrevista ambientada en la calle que recoge la inusual imagen de un líder político dejándose fotografiar frente a la veintena de personas que esperan a que abra la oficina del paro.

En el making of de la entrevista, que El Mundo colgó ayer en su web, Rajoy despide un entrecortado diálogo con uno de los parados que esperan su turno con un circunstancial “mucho ánimo” y un gesto que cualquier técnico en comunicación no verbal calificaría de distante.

Con esa puesta en escena, Rajoy apunta en la entrevista su fórmula para recuperar la economía y el empleo: “Soy partidario de un nuevo contrato que contemple una menor indemnización por despido”. La receta del PP contra la crisis se completa con su disposición a “congelar el sueldo de los funcionarios”. Es urgente una reforma laboral”, advierte el líder conservador sin concretar detalles porque “no me corresponde como líder de la oposición”, aunque apunta maneras de corte ultraliberal: “Terminar con el monopolio del Inem” y flexibilizar la negociación colectiva.

La “demagogia barata”

Analizando la coyuntura económica frente a una cola del paro, Rajoy achaca a Zapatero una “demagogia barata” por desmarcarse de las propuestas del PP aduciendo “problemas ideológicos”.

Su repaso de cuatro páginas al día a día político busca ambientación en otros dos escenarios, el Congreso, donde se muestra confiando en que aumente la ventaja que conceden al PP las encuestas, y la fachada de la sede de su partido, lugar en el que la corrupción ligada a las siglas conservadoras se convierte en protagonista: “Maldita la gracia que me ha hecho” el caso Gürtel, reconoce Rajoy.

“¿Pondría la mano en el fuego porque el PP no se ha financiado a través de esa trama?”, pregunta El Mundo. “En lo que yo conozco, sí”, responde Rajoy. “¿Tampoco a nivel regional?”, replica el entrevistador. “Yo creo que no, pero claro, yo no sé lo que puede hacer un Ayuntamiento en un sitio o en otro. Eso es muy complicado, pero yo creo que no”, se limita a sortear el líder del PP que admite tener “algunos defectos muy chungos”, aunque apunta uno publicable: “Mi mayor defecto no es, desde luego, mi falta de autoridad”, apunta sin que nadie previamente le haya preguntado por ella.

Visto en PÚBLICO – 11/01/2010 08:00

Share Button

Xavi Castillo y Camps

Share Button

El vídeo que ha intentado censurar el PP

Share Button

Sin título-2

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterCheck Our FeedVisit Us On Youtube
Suma't
contactar